top of page

Minche Mena: “Mientras más capaces somos de interpretar y reinterpretar de dónde venimos, más únicos nos volvemos.”

1° PARTE

Por: Luis A. Guerrero


Nació en CDMX, a sus 10 años se fue a vivir a León por motivos laborales de su madre y el fallecimiento de su padre. Entre sus 13 y 14 años decidió querer ser Arquitecta. Desde un inicio no quería que su mamá pagara la universidad porque es una carrera muy cara y entonces buscó una beca y con ella pudo estudiar en la IBERO León. Posteriormente tuvo la oportunidad de viajar y estudiar en Ciudad de México, Milán, y Londres. Actualmente reside en Colombia. 


En esta entrevista conoceremos a la persona detrás del personaje de “arquitecta” para poder comprender su narrativa, misión y mensaje de manera integral y como está la transmite a través de su obra arquitectónica. 


Raíces


Minche es una persona con una raíz muy fuerte a México, pero también señala a través de sus viajes la importancia de lo que es vivir en el presente para poder disfrutar del sitio en el que uno está. Así lo menciona.


“Es decir, si uno está en Londres pensando que le gustaría de México y si está en México pensando que extraña de Londres. Si estoy en Colombia pensando pues… uno nunca se siente completo y creo que una parte fundamental del quehacer arquitectónico es entender que necesitamos ser seres humanos completos porque si nosotros estamos incompletos tampoco es que podamos hacer proyectos completos ¿me explico? si uno está carente de, no puede ofrecer aquello de lo que no goza".


Tenía muy claro que tenía que exprimir todas las posibilidades de estar allá y aunque estaba muy lejos, la hizo más cercana a sus raíces latinoamericanas.


“Para mí, es el motivo por el que me regresé de Londres es decir todos mis compañeros se quedaron a trabajar y yo decididamente pensé que mi quehacer era latino, soy una convencida de que mi práctica es latinoamericana y si me ofrecieran un gran trabajo en Europa, posiblemente diría que no porque creo que todas esas posibilidades las tengo”.


Expresa que tuvo la oportunidad de tener una familia muy desigual en oportunidades, entonces para ella se siente muy afortunada de poder ver la diversidad desde muy pequeña y el trabajo de su papá hacia la cultura. Así lo recuerda.  


“Yo soy una creyente convencida de que mientras más capaces somos de interpretar y reinterpretar de dónde venimos, más únicos nos volvemos. Mi papá que era un mexicano convencido de ser mexicano y un mexicano orgulloso de todo. íbamos a ver danza folclórica, escuchábamos música mexicana de la que es muy bonita e Íbamos a ver a la filarmónica y él también siempre muy involucrado en el tema social en México".


No pasó mucho tiempo en el que se dio cuenta de que su mamá no era mexicana sino de Bélgica. Agradecida, tuvo la oportunidad de viajar varías a veces durante su infancia y pudo ver a un México de grandes huecos sociales y siendo consciente de ello, siguió el ejemplo de su papá".


“Siempre trabajó por la equidad y creo que es algo que me dejó muy marcada. Entonces no sé, si había un huracán o un no sé qué, siempre era la primera en ser voluntaria para ir a ayudar. Digamos que mi vida estuvo llena de voluntariados y prácticas constantes que me enseñaron que posiblemente por los que más tendría que haber voluntariado era por lo que estaban a mi alrededor porque me permitió ver a un México que mucha gente no está acostumbrada a ver o que siente que es muy distante de él, cuándo es el México más cercano".


¿Qué ha pasado desde entonces? Se pregunta ella misma. Las tradiciones y las raíces culturales del país son una de las cosas por las que ella más hace. Siendo así que su práctica de vida no se limita sólo al quehacer arquitectónico. 


“Entonces para mí, grandes maestros de mi vida pues son un montón de maestros de las culturas indígenas de los cuales yo aprendo desde tradiciones, formas de ver, usos y costumbres y eso sí que ha marcado como yo veo el mundo. Toda la arquitectura que hago tiene conocimientos ancestrales. Cada vez más mi práctica es hacia la tierra hacia la madera y mi práctica no arquitectónica lo es también, es decir, yo ahora tengo un proyecto que es uno de mis grandes proyectos de vida que es como un rancho regenerativo que recurren a las prácticas ancestrales de siembra".


Con el tiempo, nos hemos alejado de estas prácticas ancestrales y debido a ello, existe una gran brecha entre el ser humano y la naturaleza. Estamos en constante desconexión. Minche no sólo lo ha visto en México y al darse cuenta de ello, decide visibilizarlo.


“Colombia es un país con una cultura preciosa mucho más diversa que la mexicana como en cantidad de comunidades y de haceres y saberes que se está perdiendo entonces como una gran parte de mi trabajo personal es contactar con estos como personajes y poderlos comunicar vía conferencias, para hacer que la gente se inquiete sobre la tradición y la cultura. Entonces, luego eso tradicionalmente es como – ¡Ay! Entonces vas a hacer una arquitectura un poco hippie. La respuesta es no. 


La respuesta es, yo hago una arquitectura contemporánea con toda la información que me trae la contemporaneidad y con toda la información que me traen los usos, costumbres y tradiciones de estos dos países de donde ahora habito”.


Los mensajes que pueden crear ciertos estereotipos como le pasó a Minche. Muchas veces provienen de tendencias y a partir de una descontextualización que merma el quehacer arquitectónico. A veces pesa más quien lo dice que el contenido perse. Y ella se mantiene firme y con la convicción de no dejarse llevar por estos “trendings”.


“Creo que al final esta historia de los influencers siempre ha existido solo que ahora son digitales, pero siempre ha habido como una serie de personajes que marcan la tendencia de cuál es el estilo de vida que uno quiere seguir y creo la influencia de México siempre ha sido Estados Unidos o una fuerte influencia de lo que hacemos es el estilo de vida gringo y un poco el europeo. La realidad es que eso hace que el sitio donde, ósea que neguemos un poco el sitio en el que vivimos. Irónicamente en pocos años, ellos van a copiar cosas nuestras, las van a poner de moda y entonces si querremos regresar a esto".


Además de ser arquitecta, nos revela que es mamá, carpintera y tejedora principiante. Su gusto por la madera supone que proviene del mismo lugar, su papá. Su familia era gente de rancho y su abuelo tenía un predio con muchos árboles y desde su infancia entendió que teníamos que recuperar los bosques.


“Acabo de ser mamá, pero si algo que yo le quiero enseñar a mis hijas es a ser carpinteras y tejedoras porque cuando uno trabaja con las manos se vuelve tanto más sensible. La historia es que, si no encontramos la raíz y entendemos desde la arquitectura como mitigar ese daño medioambiental, no hay nadie más quien lo pueda hacer. Entonces una parte de mi práctica es eso como su gran objetivo.


Cuando me voy a estudiar sustentabilidad yo si esperaba aprender un poco más de construcción en madera, etc. La verdad es que la maestría era de sustentabilidad pero en otra cosa como en el cálculo de parámetros sostenibles que viene de las ingenierías de la sostenibilidad más que de la práctica constructiva de la sostenibilidad pero regreso a México y me doy cuenta un poquito de esto que hablábamos la ocasión pasada como de la pérdida de los métodos constructivos tradicionales entonces como no nos sentimos orgullosos entonces pues los gringos si construyen con cemento pues mejor que los adobes, ósea los adobes no están tan padres aunque duren mucho más, aunque sean más eficientes térmicamente. Es tierrita, no es tan elegante, mejor lo que los gringos digan y si ellos dicen Tablaroca, Tablaroca. Aunque la realidad es que eso funcione, nuestros métodos son más baratos, más eficientes, más lindos, más todo".


Su relación con la madera y los oficios comienza a partir de una experiencia inoportuna sin embargo esto no la detuvo para continuar con su misión. 


“Tuve un proyecto arquitectónico y los carpinteros me quedaron fatal entonces dije voy a arrancar mi propia historia en relación con la madera sostenible, ósea hagamos esto como se tiene que hacer y arranque una carpintería en México que se llamaba Autor Atelier tenía que ver con la madera y su uso tanto arquitectónico como mobiliario. Empieza desde el gusto por la madera sin mucho conocimiento y la pasión por el diseño que luego me llevan pues a estudiar carpintería y volverme carpintera. 


La gran mayoría de las veces se suele menospreciar los oficios en un sentido social, así que nos comparte su percepción y la postura que tiene ante este tema. 


Ahora si tú me preguntas, si mañana se acaba el mundo ¿Qué me va a sacar de mi un problema? Ser carpintera y tejedora, el resto no me va a ayudar para tanto más, bueno poder construir cosas de manera más sabía, pero digamos que el oficio y el quehacer de las manos es lo que realmente nos sacaría de un problema y es como tú dices a veces menospreciamos algo que deberíamos de estar enalteciendo y que creo simplemente porque se han olvidado de enseñarnos a honrar lo que somos y de donde vinimos.


Yo creo que la invitación es un poquito a que cualquiera que tenga en su familia alguien que haga oficios, el que hace guitarras, el que hace, ósea aprender eso que están haciendo porque aparte eso sí que influencia en el quehacer de la Arquitectura. Cualquiera que tenga una familia donde haya vivido estas cosas se vuelven una propuesta distinta porque es capaz de ver al material con una potencialidad que nadie más es capaz de ver".




40 visualizaciones0 comentarios
bottom of page